4 pasos que definen el alcance de tu app

izaskunsaez Consejo, diseño, software, Workflow 2 Comments

 

El proceso de diseño siempre resulta un camino emocionante. Ya sea para un soporte impreso o digital, el desarrollo de un diseño es un proceso de construcción realmente apasionante, lleno de iteraciones, cambios, divergencias y posibilidades.

Si nos centramos en el diseño de aplicaciones móviles, antes de comenzar debemos tener muy claro, tanto desde diseño como desde desarrollo, el alcance real de la solución digital que espera el cliente.

Son numerosas las ocasiones, en las que he visto cómo un proyecto se torcía porque no se estimaba correctamente el alcance del mismo, porque no se invertía el suficiente tiempo en valorar los riesgos técnológicos o la escalabilidad del producto.

Es por ello que, conocer la magnitud REAL de los esfuerzos (inversión económica + tiempo) será el primer paso imprescindible antes de remangarnos y ponernos a trabajar.

Estos son los 4 pasos que ayudan a definir el alcance de un proyecto de app

Definir los usuarios y actores

Es vital conocer los usuarios y actores implicados en el uso de la app:

  1. Identificar a los usuarios clave de la app, aquellos para los que se crea el producto.
  2. Identificar a los demás actores, los cueles pueden ser (y suelen) ser el product owner, aquellos que se dediquen a crear generar contenido para la app (si es el caso), la parte de marketing… etc.

Solo conociendo estos roles, podremos especificar más adelante los Casos de uso.

Definir el alcance y los requisitos

Debemos tratar de alcanzar el máximo detalle en el conocimiento real de los especificaciones y requerimientos de la app. Uno de los problemas y errores en la estimación de costes vienen normalmente por esta vía.

Estarás de acuerdo conmigo en que no es lo mismo un piso con 3 habitaciones  que una casa con 2 plantas y piscina. No es lo mismo que una vivienda tenga unos acabados mejores o peores y por supuesto la calidad de los muebles también habría que tenerla en cuenta.

En el caso de una web o app es exactamente igual: Conocer las funcionalidades, el número de pantallas a diseñar, saber si la aplicación será Nativa o Hybrid, tener claro si se quiere desarrollar en iOS o Android o ambas.

Si además el cliente llega con alguna app ya existente como referencia de Look & Feel, podremos estimar los esfuerzos referentes a micro interacciones, animaciones, ilustración… etc. Por mi experiencia, ya os digo, que es muy habitual que desde el inicio os nombren una app de referencia. En caso de no ser así, deberéis realizar un planteamiento de Look & Feel donde se plantee una mayor o menor inversión en este plano visual.

Definir los Casos de uso

Los Casos de uso definen la funcionalidad de la aplicación y nos ayudarán a conocer las distintas formas que tendrán los usuarios y actores de interactuar con nuestra app. Conocerlos nos ayudará a saber de forma muy exacta, el número de pantallas que serán necesarias diseñar y desarrollar.

Ejemplos de Casos de uso serían:

  1. Un usuario que quiere hacer un pedido desde Amazon. La interacción entre el usuario y el proceso de realizar el pedido, es un caso de uso.
  2. El usuario utiliza el buscador para encontrar un producto.
  3. El usuario quiere editar su pedido de Amazon.
  4. El usuario se registra en la app de Amazon.

Para identificar los distintos Casos de uso deberíamos: 

  1. Identificar los usuarios y actores
  2. Describir el caso de uso de forma clara (Por ejemplo: Hacer Login en Twitter, enviar un mensaje en WhatsApp , subir una imagen a instagram…etc)
  3. Acciones que se realizan para lograr el objetivo por parte del Usuario y por parte del Sistema:
    1.  Hacer Login en Twitter – Entrar en la app – Autorizar y registrar la entrada la app.
    2. Enviar un mensaje por WhatsApp – comunicarse con alguien concreto – Enviar el mensaje a la persona o grupo seleccionados.
    3. Subir una imagen a Instagram – Lograr subir la imagen – Subir y mostrar la imagen.

Si bien, hay que aclarar que a la hora de identificar los casos de uso, es necesario saber que hay Casos de Uso Esenciales y de detalle, que ya desgranaré en otro post.

Los timings

Esta parte casi no necesita explicación. Obviamente, no es lo mismo contar con un tiempo de diseño/desarrollo “holgado” que hacerlo en un formato Express.

Definir las iteraciones, fases o sprints es algo básico para que todos los actores (cliente, product owner, PM, Designers, Developers… etc) estéis alineados correctamente y el proceso sea lo más sencillo y fluido posible.

Siempre trato de que estos sean mis pasos al iniciar un proyecto de diseño de app pero no siempre se cumplen todos, aquí escribo sobre el ideal, pero es importante tener en cuenta la realidad de un proyecto.

Lo importante es que toda la información extraída sea conocida por todos los implicados en el proyecto, y por supuesto, como resultado de este análisis, se debe obtener un entregable con todas las especificaciones reflejadas en él y el cual deben firmar todas las partes.


Ten en cuenta que todo esto está enfocado a la creación de una app, a validar un producto tecnológico.

Solo pensando en todos estos pasos, podremos ofrecer un producto ajustado a su uso real y de calidad.

Y tu, ¿Qué tienes en cuenta a la hora de presupuestar o estimar los esfuerzos de un proyecto?

¡Cuéntamelo!

Comments 2

    1. Post
      Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *