ver, oir, callar

Aprendiendo de mis errores

izaskunsaez opinión, reflexiones 12 Comments

 

En mi cabeza, resuenan voces que dicen: “no lo hagas”, “eso te muestra vulnerable”, “Cuentas demasiado sobre ti”.

Soy una diseñadora con cerca de 10 años de experiencia.

He disfrutado, y sigo haciéndolo, del diseño impreso, soy una huele-tintas. Ah! también soy impresora, me manché en su día las manos con muchas tintas, plegadoras y haciendo serigrafía. He tocado en múltiples ocasiones el diseño de branding, perdón, de logotipos, desde la humilde posición de una diseñadora. Me lié con diseño web. Animé con Flash, aprendí HTML y CSS. He impartido cursos sobre diseño de interfaces, usabilidad, software de diseño y seguiré haciéndolo (próximamente curso de Sketch). Desde hace años, la experiencia de usuario y el diseño de interfaces app, han sido y son, parte de mi día a día.

Haga lo que haga, diseñe lo que diseñe, uso máquinas para hacer las cosas más humanas.

Pero toda esa experiencia no ha sido tan reveladora como mis últimas experiencias laborales. Ahora, por fin lo he entendido todo.

He entendido mis errores.

He entendido que hacer horas extra, es algo por defecto. Incuestionable. Algo tan simple como que tu jefe te vea sentada en tu sitio (aunque sea mirando Facebook) más allá del sonido de la campana.

He entendido que la palabra proactividad no la estaba usando bien. Aunque te hayan pedido eso explícitamente al iniciar tu estancia en una empresa, no debo usarla a la ligera, puesto que aunque busque mejorar una empresa, que no es mía, estoy poniendo en relieve errores y eso, no gusta.

He entendido que el compañerismo no es escuchar y tratar de cambiar las cosas y ayudar, sino que es “ver, oír y callar”.

He entendido que en los equipos humanos de cualquier disciplina, no hay que interesarse por el bagaje de las personas, eso no tiene nada que aportar. Es mejor no salirte de tu guión, no se trata de presumir de lo que puedes llegar a aportar, rebaja tu ego y ejecuta.

He entendido que un minuto de mi tiempo no tiene el mismo valor que el de mis superiores. No quiero dar a entender que puedo malgastar a la ligera el tiempo de alguien solicitando una reunión para mejorar procesos. Eso lo tengo bastante claro, en todo hay jerarquías y están para respetarse.

He entendido que lo óptimo es entrar cada día por la puerta, sin saludar y evitar cualquier tipo de trato con nadie, el famoso “Team building” se construye así.

He entendido todo esto, entre otras muchas cosas.

Y ahora que por fin tengo el secreto del éxito, no quiero formar parte de él.

No daré lo mejor de mí en ambientes arcaicos. No puedo construir experiencias de usuario humanas desde un equipo inhumano. No quiero estar bajo el ala de aquellos que se aprovechan de la necesidad humana de comer y pagar calor para justificar la presión ejercida.

Inicio una nueva etapa. Esta vez si espero, que sea realmente sea humana.

Me comprometeré con proyectos interesantes. Me uniré a equipos donde se entienda que el core y arma principal son las personas. Me implicaré sin mirar el reloj, cuando me encuentre en un ambiente de reciprocidad y no imposición. Aportaré lo que me pidan y un poco más, cuando considere que la otra parte está interesada en tener a alguien que va más allá de una “ejecutora de tareas”.

Seguiré aprendiendo, equivocándome, cayéndome y empezando de nuevo, pero yo quiero un equipo así, os lo puedo asegurar.

Comments 12

  1. Por desgracia y especialmente en muchas empresas de este nuestro país, funcionan así, a la antigua y también por desgracia es muy muy complicado poder trabajar en una empresa dónde todos esos hábitos inútiles y tóxicos, no solo no existen si no todo lo contrario, a mi me ha costado 45 años dar con la tecla y estar en el sitio perfecto con la gente perfecta y con la forma de pensar correcta, y dónde por cierto está prohibido hacer horas extras y existen los horarios de entrada ni de salida.

    Entiendo tu frustación, ánimo!

    1. Post
      Author

      Me alegro de que hayas encontrado un sitio en el que merezca la pena invertir tu tiempo 🙂 Yo estoy en ello, y si no… ¡A volar sola!

      ¡Gracias Humberto!

    1. Post
      Author
  2. Por no hablar de los mandos intermedios elegidos porque no dan problemas. Más status quo… hasta que reviente el chiringuito.

    Suerte en tu camino. Sigue poniendo las cosas en su sitio. Te irá bien.

    1. Post
      Author
  3. ¡Qué difícil es encontrar equipos “no arcaicos” incluso entre personas de 30 años! O por lo menos a mi me lo parece, ¡y tengo 50 años!
    En todo lo que dices, tienes toda la razón. Y por ello, me gustaría pedirte un favor; cuando encuentres un lugar donde desarrollar un proyecto tal y como cuentas en las últimas líneas, dimelo. Me gustaría creer que Utopía existe. 😉

    1. Post
      Author

      Si encuentro ese lugar, que debe ser tan difícil como ver un unicornio, tu tranquilo, que te aviso 😉

      Gracias Jabi!

  4. Aquí otra vasca afincada en Barcelona que dejó la arquitectura de la información en una consultoría por justo todos esos motivos que comentas, me he sentido identificada en cada uno de ellos… Al final, ni Vitoria, ni Barcelona, me he mudado a Soria para emprender la rehabilitación de una casa en el pueblo de mis abuelos y montar allí talleres en los que lo importante sean las personas… Te deseo lo mejor en tu nueva etapa, los comienzos siempre son difíciles, pero no hay que desanimarse, ¡valiente!

    1. Post
      Author

      ¡Hola Nuria! me mola mucho lo que me cuentas… me encanta tu historia y el final feliz 🙂

      Quién sabe dónde acabaré, pero desde luego no voy a dejar que esto me amargue la existencia.

      Mila ezker por tu comentario!

  5. Exitos, mis mejores deseos en tu camino. Somos un empresa pequeña que inicia con web dev, si podemos ayudarte o hacer negocios quedamos pendientes de tu respuesta.

    Un abrazo desde Guatemala,

    Raúl

    1. Post
      Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *