Miedos ilustrados

izaskunsaez Consejo, ideas, ilustración 0 Comments

Ilustrando el miedo a conducir.

Que la vida es complicada no es ninguna novedad ni una revelación astral. Tampoco es raro que, en ocasiones, optemos por complicárnosla aún más dejando entrar algunos miedos extraños en nuestra, ya de por sí, saturada cabeza.

Tengo miedo a conducir, lo reconozco. He leído en muchos sitios que para superar este tipo de cosas lo primero que debes hacer es RE-CO-NO-CER-LO. Bueno, pues ya está, aquí entono mi “mea culpa”.

Aunque tengo carnet de conducir desde hace más de 7 años no he sido capaz de coger un coche en mi vida. No tengo ningún miedo a montar en un coche conducido por otra persona, vamos, voy la mar de agusto; pero es pensar en hacerlo yo… y no os puedo ni explicar todo lo que me pasa por la mente… y nada bueno, claro.

Al principio, hice oídos sordos, no quería hablar de mi supuesto problema, solo quería pasar de ello… pero, ¡ay amigo! esto comienza a ser un lastre importante… y la verdad es que no estoy dispuesta a dejar de hacer cosas o a ayudar a gente por algo que creo que puedo (y debo) superar. Así que ya está.

¡Hasta aquí hemos llegado!

Ayer, domingo, decidí ponerme manos al volante y aunque he de reconocer que tuve mis momentos de pánico (a 20 por hora) conseguí mucho más de lo que esperaba. Di unas cuantes vueltas en una zona controlada (sin salir a carretera) y hoy, he repetido la azaña. El subidón es total y no pienso abandonar, así que ya os iré contando qué tal me va, ¡a ver si cambio el tono gris de la ilustración por uno un poco más optimista!

Y tú ¿has superado algo últimamente?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *